Bio
Principal Bio Teatro Cine TV Web Publicidad Distinciones Docencia Variopintos

horizontal rule

Desde pequeño me gustó escribir. Lo hacía en los cuadernos de comunicaciones de la escuela primaria, lo cual no agradaba a mis maestras; en las pancartas que armábamos en el colegio secundario, lo cual no agradaba a las autoridades y en los guardapolvos que usaba mientras estudiaba medicina en la facultad, lo cual, definitivamente, no agradaba ni a mis padres ni a Hipócrates, cuyo juramento jamás pude pronunciar porque largué los estudios en cuarto año.

Después tomé carrera en Filosofía y Letras y descubrí que haberme recibido no significaba haber aprendido a escribir, sino ser buen profesor, lo cual, indudablemente, no era lo mismo. Con el título de licenciado debajo del brazo, salí al mundo.

Buena bofetada me pegó el mundo.

Seguía plasmando lo que las musas me dictaban pero me había vuelto… cómo decirlo… más pretencioso: quería vivir de eso. Me dije con mi sonrisa: “tú puedes lograrlo”.

Segunda bofetada. El american way of life funcionaba de maravillas en las películas de Hollywood pero la realidad era muy otra.

Muy bien, pensé, si no es con la literatura, subvertiré el orden. Rodearé y rondaré lo literario. Me convertiré en un “paraliterato”, en un cultivador clandestino del arte de escribir. Aplicaré lo literario a cada cosa que haga, escribiré lo que sea y como sea.

Entonces me inicié en el arduo camino publicitario. Llegué a ser director creativo y director general de agencias y campañas varias, incluyendo las políticas como las realizadas en Perú para el gobierno de Alan García.

Parafraseando al ilustre catalán, harto ya de estar harto, cambié de orientación y me dediqué a coordinar talleres y dictar seminarios: literatura fantástica, ciencia-ficción, humorismo gráfico e historia del rock nacional (sí, también me gusta el rock, pero soy pésimo cantante, así que seguí escribiendo.) Estos últimos seminarios a los que concurrían más de cien chicos por charla anduvieron muy bien. Los dictaba junto a la periodista Gloria Guerrero en la Universidad de Belgrano con muy buenos resultados y en los centros culturales de los barrios contratado por la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

Entro a trabajar como Jefe de Prensa en Polygram Discos, continuando con mi cruzada paraliteraria, lo que provocó gacetillas del siguiente tenor: “El arte expresionista y arrojado de la Mona Jiménez, combina elementos barroco-tropicales con ciertas influencias del cuartetazo parnasista…”

Luego de cinco años de jefe de prensa y televisión en la multinacional, me contrataron como gerente de marketing en una empresa independiente, Barca Discos, concluyendo mi carrera musical como director general de DG discos, la compañía discográfica de Rock & Pop de donde renuncié luego de dos escarpados años, mientras practicaba, simultáneamente, el arte de la escritura, sobre todo en guiones de Tv y en cine.

Produje unos cuantos programas de televisión y un día, sin saber exactamente cómo, me encontré viviendo de lo que escribía.

Para mi padre pasé de ser “ese atorrante que abandonó medicina” a “mi hijo el prestigioso dramaturgo”, aunque la crítica opine a veces de otra manera, pero los padres de uno son los padres de uno.

Ya hace ocho años que pude desterrar definitivamente la palabra “para” de lo “literario”.

Hace casi diez que sólo vivo de lo que escribo. 

Y eso me sabe a gloria.

horizontal rule

E-mail: Dbotti@argentores.org.ar                                                                                                                                Espacio cedido por ARGENTORES