Clarin.com Espectáculos
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Martes 2 de marzo de 2004  Año VII   N° 2892
Noticias Suplementos Especiales Clasificados Guías Ayuda
  Secciones   Espectáculos

TEATRO: ENTREVISTA CON LA DRAMATURGA ARGENTINA DIANA RAZNOVICH

"Nunca me fui del todo"

En España dirige el Encuentro de Mujeres de Teatro. Estrenó en Berlín y México, y en mayo lo hará aquí.



Olga Cosentino. .




 Reducir Ampliar Cambiar tamaño Tiempo estimado de lectura 3'59''


El nombre de la argentina Diana Raznovich (Autógrafos, Jardín de otoño) brilla en estos días en las marquesinas de Berlín y México DF. Sendas puestas de su obra teatral Casa matriz se ofrecen simultáneamente en esas dos distantes capitales. Mientras, desde su actual domicilio madrileño, promete que en mayo tendrá lugar el estreno en Buenos Aires de otro texto suyo, De la cintura para abajo, que ella misma dirigirá.

Experimentada en reciclar los desajustes emocionales del exilio hasta convertirlos en materia poética, la escritora, humorista, música y artista plástica tuvo que dejar obligadamente el país en los años de la dictadura. Volvió con la democracia, o más precisamente con el primer Teatro Abierto. Pero el desarraigo compulsivo suele dejar marcas indelebles, como cierta inevitable y definitiva condición trashumante. Esa que desde entonces convirtió a Raznovich en una artista traducida y representada en Alemania, Italia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Estados Unidos, Australia y estrenada en toda Iberoamérica. Pero que también le impuso un destino de cíclicos regresos y despedidas. "Nunca me fui del todo. Nadie se va del todo cuando irse no es una elección. Pero tampoco es fácil regresar. Ya nada es igual. Quedás partida, como a dos aguas. Es una experiencia diferente tanto volver como quedarse", explica a Clarín en charla telefónica desde Madrid, sin que ningún modismo castizo se cuele en un discurso coloquial de inconfundible porteñidad. Eso a pesar de que hace 8 años que vive en España (aunque con estancias más o menos prolongadas aquí). Y tres, que dirige el Encuentro de Mujeres de Iberoamérica en las Artes Escénicas, junto a la directora española Marga Borja.



Desde lejos, ¿se pierden los vínculos con el origen o se amplía la mirada sobre ese lugar del que te tuviste que ir?

La distancia te hace ver otras cosas de tu país, induce otras valoraraciones. Se gana y se pierde.



Qué ganaste y qué perdiste?

Después de los duros primeros tiempos, se me abrieron muchas posibilidades de desarrollo. En Alemania tradujeron y publicaron todas mis obras. Además, mis textos fueron puestos a prueba ante un público distinto. Reconozco que si no hubiera venido a Europa hoy no se estaría estrenando una obra mía en Berlín. Pero tampoco me veo viviendo acá indefinidamente.



¿Por qué?

Extraño mucho. Extraño todo. Extraño a mis amigos, mi ciudad, el mundo del teatro de Buenos Aires, tan vigoroso. Y extraño..., no sé... los colores, los olores, las comidas de Buenos Aires. Por eso siempre pienso en volver. Soy muy urbana y muy porteña.



¿Qué compromisos te retienen en España?

Hace dos años fui invitada a un encuentro de teatro y humor que se realizó en el marco del Festival Internacional de Cádiz. En esa época yo trabajaba en la Argentina, en la Junta Directiva de Argentores. Pero en Cádiz quedaron interesados en que yo organizara el Encuentro de Mujeres de Ibeoramérica en las Artes Escénicas. Empecé, me interesó la experiencia y sigo trabajando. Pero no quiero renunciar a Buenos Aires.



¿En qué consiste tu trabajo al frente del Encuentro de Mujeres y con qué apoyo cuenta ese proyecto?

El Encuentro ha conseguido un gran reconocimiento y hoy se sitúa como uno de los hechos más importantes de la cultura teatral iberoamericana. Contamos con fondos del Instituto de la Mujer de Madrid y con el auspicio de la SGAE (Sociedad General de Autores de España). Su crecimiento hizo que el gobierno nos otorgara como sede una casa de tres plantas en la Plaza del Palillero, de Cádiz. Allí se desarrollan performances, instalaciones, talleres, seminarios, conferencias, tanto en el sótano como en la terraza. Al Encuentro del año pasado vinieron Julia Varley, del Odin Teatret de Dinamarca, la directora argentina Mónica Viñao y hubo una muestra Los altares de la Patagonia, de la fotógrafa argentina Lidia Milani, entre otras actividades.



¿Sólo participan mujeres?

No, es un encuentro abierto. Pero uno de los objetivos centrales es repensar el teatro de las mujeres de Iberoamérica como camino para revelar y difundir los problemas de un sector generalmente sin voz. Por ejemplo, el año pasado vino el autor y director argentino residente en Ecuador, Arístides Vargas, con un espectáculo bellísimo, La muchacha de los libros usados, sobre la condición de la mujer ecuatoriana. Allá existe la venta de mujeres a sus maridos. El espectáculo tuvo tal convocatoria que decidimos invitar nuevamente a Vargas para que dicte un seminario en el próximo encuentro. También tuvimos como invitada a la profesora Diana Taylor, Directora del Hemispheric Institut de Nueva York, y a la colombiana Ester Bacquo, a quien España ahora le va a coproducir un espectáculo. Es que el Festival de Cádiz es un marco muy vital, que dinamiza y permite que los proyectos culturales latinoamericanos se conozcan en Europa.



¿Quiénes y cómo pueden participar del Encuentro?

Tenemos una página web (http://www.encuentroweb.org/) donde se informa acerca del Encuentro y donde está abierta la convocatoria para prsentar proyectos teóricos y prácticos. Es importante que la gente de teatro del continente se entere y sepa que aquí tiene un espacio donde poder expresarse.





Noticias | Suplementos | Especiales | Clasificados | Guías | Ayuda
Grupo Clarín
Copyright 1996-2004 Clarín.com - All rights reserved | Directora Ernestina Herrera de Noble
Normas de confidencialidad y privacidad

Diario Olé | Diario La Razón | Ciudad Internet | Ubbi.com | Biblioteca Digital



 
Búsqueda avanzada
Ediciones anteriores
Clarín Edición Electrónica
Newsletters | Suscríbase aquí
Webmail


  Herramientas
  Enviar por mail
  Imprimir