El profeta
Principal Arriba El profeta Al Rabino El cofre

horizontal rule

EL PROFETA

Cuando pregunté la hora en que llegaría el profeta

me hablaron en tiempo futuro.

Una bolsa de lluvia roja, un café de sombras blancas,

una silla impecablemente lustrada

y un músico klezmer que tocaba en el medio de la plaza:

eso quería que le regalaran.

Mi infancia se precipita entre gestos inolvidables

y en los patios de la memoria hay una extraña fragancia

que lo evoca.

Todos le hicieron sitio al profeta que llegó para su cumpleaños.

Medía con su escuadra celestial las miradas y sus estallidos.

Nos hablaba sin hablar caminando como un equilibrista

por los cables negros de la ciudad.

Unos enormes zapatos azules, una camisa a rayas, una kipá

y para sorpresa de todos no tenía barba.

En el barrio lo recibieron con canciones

y los músicos klezmer le tocaban al oído para animarlo a bailar.

Todos sabíamos que si bailaba el mundo iba a mejorar.

Todos sabíamos que la tierra prometida quedaba aquí nomás.

Qué tiempos aquellos cuando venía el profeta

entre gestos inolvidables

un café de sombras blancas

una silla impecablemente lustrada

y la música klezmer viajando para llegar hasta acá.

Te acordás?

horizontal rule

E-mail: dianaraz@argentores.org.ar                                                                                                                                    Espacio cedido por ARGENTORES